¿QUÉ ES ANTES, EL HUEVO O LA GALLINA?

PorInstituto Bitácora

¿QUÉ ES ANTES, EL HUEVO O LA GALLINA?

 

Cuando las personas se inician en el consumo de alcohol y/o drogas, lo normal es que se encuentren contentos y satisfechos, con los efectos de la misma.

Y aunque esta afirmación pueda resultar chocante, la verdad es que tanto el alcohol como las drogas o conductas potencialmente adictivas, al principio, producen un estado incomparable de entusiasmo y euforia, o bien proporcionan una especie de respiro artificial ante las obligaciones, presiones, aburrimiento, insatisfacción, sensación de vacío u otro tipo de dolor emocional que se pueda estar sintiendo.

Pero esto, volvemos a insistir, solo se produce muy al principio, ya que más pronto que tarde, como consecuencia de la repetición de la conducta de consumo, si o si, van a parecer una serie de problemas que como mínimo incluyen:

-Darse cuenta, de que el consumo no les ayuda a que sus obligaciones, responsabilidades y problemas desaparezcan de forma mágica, sino todo lo contrario.

-Desarrollar tolerancia, y por tanto necesitar cada vez más tiempo, más dinero, más energía en la búsqueda de esa experiencia de intensa y rápida satisfacción o alivio de malestar, que además cada vez resulta más esquiva.

-Incremento del nivel de estrés y de la necesidad de escapar, como consecuencia de ir descuidando y pasando a un segundo plano los aspectos y responsabilidades cotidianas.

-Daños importantes que afectan a las distintas esferas vitales de la persona.Complicaciones físicas, que estarán en función al tipo de sustancia, frecuencia, cantidad, modo de administración. Complicaciones psicológicas, como altibajos emocionales, irritabilidad, sintomatología ansiosa-depresiva, sentimientos negativos tipo culpa, vergüenza, desesperanza.Aislamiento y deterioro de las relaciones interpersonales, problemas laborales o académicos, abandono de actividades de ocio, problemas económicos, legales…

Con la aparición de estas circunstancias adversas, también aparece la oportunidad de que la persona acepte ayuda, y es en este estado de consumo de alcohol y/o drogas, más, complicaciones físicas, psicológicas y crisis vital, en la que los pacientes acuden a consulta. Acuden a consulta para poder salir del círculo vicioso en el que quedan atrapadas, círculo en el que se va perdiendo cada vez más el control y donde los problemas se afrontan con más consumo, de manera que el consumo mantiene, perpetúa y aumenta los problemas.

 

Pero ¿qué apareció primero, el abuso de sustancias o los problemas vitales?

Como hemos explicado en otras ocasiones, y tal como hacemos en Instituto Bitácora, una exhaustiva evaluación es un requisito indispensable para poder tener claro cuáles son las circunstancias particulares de cada persona y poder así, hacer una intervención individualizada que nos permita un mínimo de garantías, de cara al desarrollo del tratamiento.

A través de la historia toxicológica y la propia biografía del paciente, podemos tener clara la cronología de cómo se han ido desarrollando los acontecimientos, tanto las circunstancias vitales como los patrones de consumo de alcohol y/o drogas, para así poder “ver” la función o el significado del consumo y descubrir si los problemas disparan el consumo o el consumo es el que ha disparado los problemas.

Existen pues, casos en los que una circunstancia concreta, o el cúmulo de diferentes circunstancias, hacen que la persona encuentre refugio en el alcohol y/o drogas. Y también existen casos, en los que la persona que se inicia en el consumo no presentaba previamente ningún problema. Pero en ambos casos, cuando se desarrolla la enfermedad, se cierra el círculo y la persona tiene que ser rescatada para poder salir y continuar creciendo.

Todos los casos, en los que los pacientes previamente al consumo presentaban problemas vitales identificables como factores precipitantes del abuso de alcohol o drogas ,o los pacientes en los que los problemas se deben y se producen por el consumo, acaban atrapados en un CIRCULO VICIOSO, donde los problemas de un tipo y de otro se mezclan unos con otros. Por tanto, hay que centrarse tanto en el trastorno por abuso de sustancias como en los problemas vitales que presentan los pacientes, en todas y cada una de las fases del proceso de tratamiento.

 

Asunción Lago Cabana

About the author

Instituto Bitácora administrator

Somos un equipo multidisciplinar, encabezado por el Dr Reina, dedicado al tratamiento del alcoholismo y otras adicciones, así como a la atención de la familia y a las patologías mentales, desde un modelo bio-psico-social que permite hacer una lectura antropológica de la persona que presenta el problema en su contexto y dentro de unos principios Bioéticos.

2 Comments so far

JUANPosted on1:38 pm - Sep 29, 2016

ME GUSTA LA REFLEXION—TE HACE MAS DAÑO LO QUE ESTAS PENSANDO QUE LO QUE REAL MENTE ESTA PASANDO..

JUANPosted on1:24 pm - Sep 29, 2016

MUY BUENA REFLEXION EN HORA BUENA,UN BESO.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies