AMBIVALENCIA, SÍ PERO NO

PorInstituto Bitácora

AMBIVALENCIA, SÍ PERO NO

Dice David Bisbal  “Si pero no, porque yo se que su amor no me conviene, no pero sí, que puede ser mejor que lo que ya tienes…”

La ambivalencia, o la presencia de pensamientos, sentimientos, comportamientos  opuestos, unas que valoramos como positivos, otros que valoramos como negativos, es algo que forma parte de la normalidad, a todos nos pasa.

Como vemos, no es un fenómeno exclusivo de los problemas de adicción, pero sí se da en las personas que padecen este tipo de problemática y es la antesala al cambio. Cuando nos encontramos ante una persona que se siente atrapada, porque experimenta tanto razones para dejarlo como razones para seguir haciéndolo, tenemos que ayudarle a salir de ese bucle de sufrimiento. Sí, de sufrimiento, porque el adicto sufre. Sufre porque es conocedor de las consecuencias negativas que para él y para su entorno tiene el consumo, y sufre porque también es conocedor de que ante determinadas circunstancias va a tener expectativas positivas respecto al consumo, va a experimentar un deseo irrefrenable, va a acabar consumiendo y así se vuelve a cerrar e intensificar el círculo de sufrimiento.

Tenemos que dejar de pensar que si una persona no lo tiene claro no va a cambiar. Ese y no otro tiene que ser nuestro trabajo. Tenemos que aceptar que la ambivalencia es algo normal, tenemos que ver la ambivalencia como lo que es, la oportunidad de poder ayudar a la persona que está sufriendo a tomar decisiones y poder avanzar.

Para terminar, os dejo este extracto de “El Principito” que refleja perfectamente qué es la ambivalencia:

-¿Por qué bebes?-preguntó el principito.

-Para olvidar- respondió el bebedor.

-¿Para olvidar qué? -inquirió el principito, que ya le compadecía

-Para olvidar que tengo vergüenza- confesó el bebedor bajando la cabeza.

-¿Vergüenza de qué?- indagó el principito que deseaba socorrerle.

-¡Vergüenza de beber!- terminó el bebedor, que se encerró definitivamente en el silencio.

Y el principito se alejó, perplejo.

Las personas grandes son decididamente muy, pero muy extrañas, se decía a sí mismo durante el viaje.

Antoine De Saint-Exupery, “El Principito”

Asunción Lago Cabana. Psicóloga del Instituto Bitácora

About the author

Instituto Bitácora administrator

Somos un equipo multidisciplinar, encabezado por el Dr Reina, dedicado al tratamiento del alcoholismo y otras adicciones, así como a la atención de la familia y a las patologías mentales, desde un modelo bio-psico-social que permite hacer una lectura antropológica de la persona que presenta el problema en su contexto y dentro de unos principios Bioéticos.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies