HÉROES DEL DÍA A DÍA

PorInstituto Bitácora

HÉROES DEL DÍA A DÍA

Estos días de reuniones, celebraciones, regalos, comer y beber, tampoco son fáciles para los familiares de las personas que están en tratamiento por un problema por consumo de alcohol y/o drogas.Como ya os hemos contado hace unos meses en este mismo espacio, consideramos a estas personas, a las esposas,  esposos, madres, padres, hijos, hijas, hermanos, hermanas, como auténticos héroes. Héroes sin capa, de carne y hueso, con sus esperanzas y sus miedos, con sus ganas y sobrecargas, con sus certezas y sus dudas… pero siempre dispuestas a actuar preocupándose por el bienestar del otro, con sacrificio, constancia, valor, fe y amor.

Para los héroes, el camino hasta llegar aquí ha sido largo y ha estado lleno de obstáculos, de curvas, de subidas y bajadas. Un camino que empezó mucho antes que el del propio paciente, ya que uno de sus superpoderes es que se adelantan a los acontecimientos. Ven los problemas antes que el propio afectado, identificado señales que solo ellos son capaces de ver.

Estas dificultades del camino, hacen que una vez que han llegado a la meta, también ellos requieran de atención y ayuda. Los héroes necesitan ayuda para el control de su propio malestar, para aumentar la seguridad en sí mismo, por lo “incierto” e “impredecible” que resulta la vida con alguien que tiene un problema por consumo de alcohol y/o drogas. Los héroes necesitan de un entorno especial, un espacio donde poder hablar de sus propios sentimientos, de sus dudas, temores, esperanzas, deseos… También necesitan pararse para poder analizar las estrategias utilizadas hasta el momento, qué funciona y me lo quedo, qué no funcionan y lo suelto… y además se tendrán que ir ajustando a los cambios que se irán produciendo a lo largo del proceso de recuperación.

En definitiva, tienen que seguir… aunque las fuerzas les fallen…

Os dejo el mensaje que recibí de una de mis héroes, cuando solo quedaban unas horas para estrenar el 2017.

 

Acaba el año y toca hacer balance:

un año lleno de momentos muy duros, de decepciones, de soledad, de crisis de ansiedad… pero no todo ha sido malo.

He descubierto la sensibilidad de mis niños en esos momentos duros, que la familia siempre ayuda, que estar sola no está tan mal, que se puede salir hacia delante, que nada es tan negro como parece, que hay días buenos y días malos, que hay solución para casi todo en esta vida, que hay que saber apreciar los momentos que te brinda la vida, que lo que no quieres que esté en tu vida hay que quitarlo y sobre todo, que de todo se aprende.

Y por muy duro que sea lo que te pase, de todo se saca una enseñanza. Es verdad que yo no me encuentro en mi mejor momento, que por más que lo intento, hay algo, no sé el que, que no me deja disfrutar, y esto a su vez me hace sentir peor.

Echo de menos muchas cosas, vivo en una constante prohibición y alerta. Es muy complicado poder disfrutar así. Sé que es por el bien de XX y de todos. Pero no es fácil. No es fácil entender qué me pasa, hay días que si se por qué me siento mal y otros que no. Ni es fácil ayudar a alguien, cuando igual a la que deben ayudar es a ti misma. No es fácil tirar hacia delante cuando no todos tiran hacía la dirección correcta.

No soy de ese tipo de personas que se refugie en el “¡ay! pobre de mí”, no me gusta que me compadezcan o que estén muy pendiente de mi. Pero odio el no poder contener mis emociones, el ponerme a llorar delante de todos, el venirme abajo con una simple palabra y es así como estoy ahora. Y no es que me pase el día así, es que estoy tan normal y en una simple conversación o con un pensamiento me pongo a llorar.

Con lo que me gusta la Navidad y lo poco que la estoy disfrutando.

Pero hoy es fin de año y toca momento de propósitos y deseos de año nuevo, yo pido que XX se cure en todo, que no es poco y a mí me encantaría poder decir “soy feliz” que hace muchísimos años que no lo soy. Si he estado feliz, pero no he sido. Para mí hay una gran diferencia entre ser feliz y estar feliz. Y me encantaría ser feliz.

 

Asunción Lago Cabana

Instituto Bitácora

 

About the author

Instituto Bitácora administrator

Somos un equipo multidisciplinar, encabezado por el Dr Reina, dedicado al tratamiento del alcoholismo y otras adicciones, así como a la atención de la familia y a las patologías mentales, desde un modelo bio-psico-social que permite hacer una lectura antropológica de la persona que presenta el problema en su contexto y dentro de unos principios Bioéticos.

1 comentario hasta ahora

MariaPosted on6:12 pm - Ene 6, 2017

Muy ciertas todas esas palabras. Ánimo todo se consigue con mucho amor y dedicación. Feliz año.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies