¿Qué pasa si bebo un día?

PorInstituto Bitácora

¿Qué pasa si bebo un día?

La semana pasada hablábamos de lo difícil que resulta para pacientes y familias aceptar que una adicción es una enfermedad. Poníamos como ejemplo, un pensamiento automático, el “por un día no pasa nada” que se da tanto en pacientes como en familiares, especialmente en estas fechas que tenemos a la vuelta de la esquina y sobre el que trabajamos para que no se active desde Instituto Bitácora.

El plantearse ”beber en un día especial, como hace todo el mundo, si pasarme, sin emborracharme, solo disfrutando como hace la gente normal”, es no entender que una adicción es una enfermedad. La recuperación, al igual que el desarrollo de la enfermedad, es un proceso, que requiere su tiempo y un cambio de actitud.

Muchas veces confundimos consecuencias negativas de la adicción con la propia adicción. Cuando empezamos a sentirnos bien como consecuencia de ir sumando días en abstinencia, y ya no hay malestar físico, nos sentimos con energía, dormimos bien, nuestro estado de ánimo empieza a estabilizarse, la relación con nuestros familiares y allegados se va normalizando… cuando todos los problemas por los que decidimos, o decidieron otros, ponernos en tratamiento van desapareciendo, tendemos a pensar que ya no existe la enfermedad, luego el “por un día no pasa nada” no parece tan descabellado.

Sin embargo, como con los herpes, cuando desaparecen las lesiones cutáneas, el virus permanece en nuestro cuerpo, manifestándose de nuevo ante determinadas circunstancias. Con el tratamiento y la abstinencia, comienzan a extinguirse las consecuencias negativas derivadas del consumo de alcohol y/o drogas, pero las consecuencias no son la enfermedad.  La enfermedad, la adicción, está ahí, latente, y va a estarlo siempre, por eso si un día bebemos no es posible el “por un día no pasa nada”, porque sí pasa, y mucho.

Si un día bebemos, como dicen muchos de los pacientes de Instituto Bitácora, el monstruo se despierta, y la sintomatología de la enfermedad, incapacidad para abstenerse, pérdida de control, y las consecuencias físicas, psicológicas y sociofamiliares derivadas del consumo se activan. Esto es así y será así siempre, porque como consecuencia del consumo de alcohol y/o drogas (también por conductas potencialmente adictivas) se producen una serie de modificaciones permanentes en una parte determinada de nuestro cerebro.

El cerebro es el órgano más complejo y delicado del cuerpo humano. Es el centro de toda actividad, regula todas las funciones del organismo, y a través de él somos capaces de interpretar y dar respuesta a los estímulos. Elaboramos nuestros pensamientos, nuestras emociones y nuestras conductas. Y en una parte de éste, en el circuito de recompensa, es donde reside el monstruo del que hablan algunos de nuestros pacientes.

La semana que viene intentaremos llegar hasta la guarida del monstruo.

Asunción Lago Cabana. Instituto Bitácora.

About the author

Instituto Bitácora administrator

Somos un equipo multidisciplinar, encabezado por el Dr Reina, dedicado al tratamiento del alcoholismo y otras adicciones, así como a la atención de la familia y a las patologías mentales, desde un modelo bio-psico-social que permite hacer una lectura antropológica de la persona que presenta el problema en su contexto y dentro de unos principios Bioéticos.

1 comentario hasta ahora

oscar briozzoPosted on5:06 pm - Ene 10, 2016

Excelente. Cierto a veces lo pienso, un chop que me va a hacer, y mi cuerpo entero me dice, no, para que INNOVAR si ahora estoy 10 untos, sobre todo manteniendo la abstinencia, y haber CAMBIADO por completo o casi, siempre hay que seguir puliendo, decia cambiando malos habitos por saludables, bloquera ese NO Pasa Nada, es SALUD, Gracias.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies