CHAT, PADRES Y COLEGIO

PorInstituto Bitácora

CHAT, PADRES Y COLEGIO

El pasado mes de mayo llegó a mi correo un mail del colegio de mi hijo con “Uso de redes sociales y whatsapps” como asunto.  Tengo que confesar que lo primero que decidí fue no leerlo, pues ese viernes me estaba resultando un día un tanto complicado y no me apetecía cabrearme, pensando que lo que contenía era otra lección sobre el uso de las nuevas tecnología, por parte de los mismos maestros que se plantan delante de sus alumnos además de con sus libros también con sus dispositivos móviles bien visibles y activados mientras dan clase. Siiiiiiiiiiiii, es verdad, lo hice regular, y en ese momento no fui capaz de admitir que todavía quedan algunos que dejan el móvil en la sala de profesores.

Pues bien, al día siguiente lo leí. En esta ocasión, no estaba dirigido a lo que los padres debemos hacer como principales agentes de protección frente al uso de las nuevas tecnologías, como en un principio yo había pensado, sino que señalaba los problemas que estamos  ocasionando los propios padres con los grupos de whatsapps en el buen funcionamiento del colegio y de los alumnos, y además nos adjuntaban un artículo del diario de Sevilla, donde se exponen ejemplos ocurridos en colegios privados, concertados y públicos.

Mi experiencia con los grupos de whatsapps de los padres es que en la práctica en muchos casos no sirven  para mejorar nada, sino más bien todo lo contrario. El curso pasado, cuando pagué la novatada de incluirme en el grupo de clase que administraba la madre delegada con la aprobación del resto de los padres y de la tutora, con el objetivo de mantenernos informados  de las propuestas de los maestros y de en qué se invertía el dinero que cada padre pone al inicio del curso para mejorar la educación de nuestros hijos (una fórmula que se utiliza en algunos colegios públicos), pude comprobar que para la mayoría de las madres y padres era un entretenimiento, para la maestra un peligro porque estaba en un escaparate donde podíamos estar al tanto de la opinión de veintitantas personas algunas sensatas y otras no, algunas víctimas de un calentón o ciegas de lo que su niñ@ cuenta, y un paso atrás para el desarrollo de los niños.

Al margen de la pérdida de tiempo que al menos para mí supuso el que por dejar de mirar durante unas horas el teléfono, por trabajo o por descanso o por estar con la familia o con amigos o simplemente porque no te da vértigo estar sin mirar los iconos de aviso de comunicación de la pantallita durante unas horas, te encuentres que hay doscientos cuarenta y ocho mensajes y que después de leerlos resulta que ninguno era importante y que ni siquiera eran de interés general. O quedarme a cuadros por cómo se iban montando películas de acontecimientos que en principio eran simples anécdotas. Lo importante y preocupante, y por eso lo señalo aquí, es que muchas madres y padres  habían convertido esta vía de comunicación, en un instrumento para hacer a nuestros niños más dependientes, para que no tuvieran que asumir sus responsabilidades, impidiendo que experimentaran la principal fuente de aprendizaje,  el hacerse cargo de las consecuencias de sus propios errores, de sus olvidos, de sus faltas de atención. Nuestros niños ya no tenían que crecer, pues ya estábamos los padres para hacernos cargo de saber cuál es la tarea que tienen para casa, o qué día es el próximo examen.

Asunción Lago Cabana. Psicóloga del Instituto Bitácora.

About the author

Instituto Bitácora administrator

Somos un equipo multidisciplinar, encabezado por el Dr Reina, dedicado al tratamiento del alcoholismo y otras adicciones, así como a la atención de la familia y a las patologías mentales, desde un modelo bio-psico-social que permite hacer una lectura antropológica de la persona que presenta el problema en su contexto y dentro de unos principios Bioéticos.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies