Archivos mensualseptiembre 2019

PorInstituto Bitácora

LA FAMILIA EN EL PROCESO DE DESARROLLO DE LA ENFERMEDAD.

Existen datos muy contrastados de la mejor evolución y eficacia de los tratamientos de los problemas por consumo de alcohol, drogas o conductas potencialmente adictivas, basados en intervenciones familiares. Con la implicación de la familia en el tratamiento se disminuye significativamente la tasa de abandono por parte del paciente, aumenta el nivel de compromiso del paciente, aumenta la adhesión al tratamiento, disminuyen las recaídas postratamiento, mejora el funcionamiento familiar y normaliza al paciente en cuanto a su incorporación social.

Por ello, desde Instituto Bitácora, en la atención de personas con problemas adictivos, trabajamos con la familia a lo largo de todo el proceso de tratamiento ya que su papel es fundamental, en algún caso determinante, para lograr un buen resultado.

Así, a lo largo de diferentes artículos vamos a intentar explicar cuál es el papel de la familia desde que detecta los primeros síntomas de la enfermedad hasta que el paciente recibe el alta de terapéutico.

LA FAMILIA EN EL PROCESO DE DESARROLLO DE LA ENFERMEDAD

Cuando hablamos de adicción, con o sin sustancias, nos referimos a una enfermedad que entre otras muchas características, que hemos ido y seguiremos explicando a lo largo de diferentes post, es una enfermedad insidiosa.

La Real Academia Española De La Lengua en su cuarta acepción, define como “insidioso-sa. Dicho de un padecimiento o una enfermedad que bajo una apariencia benigna, oculta gravedad suma”

Cuando hablamos de enfermedad insidiosa nos referimos a aquellas que comienzan de forma gradual, a aquellas cuyos síntomas van apareciendo lentamente, sin ser apreciables al principio, de manera que quien la padece no es consciente de ello.

En el caso de los problemas adictivos, la enfermedad en los inicios puede pasar desapercibida, entrando en la vida de la persona que la padece en silencio y de puntillas, y se va instalando casi sin hacer ruido para destruir poco a poco su bienestar físico, mental y social.

Además, si tenemos en cuenta que el alcohol, algunas drogas como el cannabis entre los más jóvenes, y determinadas conductas potencialmente adictivas como el uso de las nuevas tecnologías, forman parte de la normalidad, resulta entendible la dificultad en la detección de los primeros síntomas, la dificultad en darse cuenta de cuándo su uso pasa a ser un problema.

Los problemas o consecuencias negativas del consumo de alcohol, drogas o conductas potencialmente adictivas, no se dan habitualmente en los primeros contactos con la sustancia, o la conducta. El desarrollo de la enfermedad es un proceso. Un proceso en el que se pasa del uso, al abuso y finalmente a la enfermedad, la adicción.

Este proceso es un lento y progresivo camino de deterioro que va sufriendo la persona, y que la familia y allegados vive de manera paralela. Lo primero que suele suceder es que la familia empieza a ver pequeños cambios en su familiar, la familia empieza a ver, de una manera u otra, debido a que es una enfermedad insidiosa al principio es muy sutil, que algo está cambiando, que algo está sucediendo… y la maquinaria de la enfermedad que ya está en marcha sigue su curso… los cambios y los problemas, si dejamos el consumo a su libre evolución, inevitablemente irán a más…por lo que cuanto más se tarde en pisar el pedal de freno, más avanzará la enfermedad y más se verá alterada la organización de la familia, las costumbres, la comunicación y las relaciones afectivas.

De pequeños cambios se va pasando a cambios mayores, las cosas poco a poco se van complicando, y en este escenario muchas familias no saben cómo actuar ante el problema. Cuesta mucho entender que lo que está viviendo forma parte de la sintomatología de una enfermedad, le cuesta al paciente, y le cuesta a la familia. El no achacar estos cambios a un proceso de enfermedad, hace que muchas veces la familia se enfrente al problema con estrategias que pueden generar mucho malestar y que además pueden agravar el problema.

Siguiendo a Edwards, vamos a intentar describir cómo la familia suele actuar frente a las conductas adictivas y frente a las consecuencias que se derivan de ésta.

En primer lugar la familia duda de si el uso de alcohol, drogas o conductas potencialmente adictivas es un problema. La familia minimiza el consumo o trata de convencerse de que pidiendo al afectado fuerza de voluntad, controlándolo o haciéndose cargo de las consecuencias negativas será suficiente para solucionar el problema y volver a la normalidad.

Pero si el consumo se mantiene, las cosas van empeorando en vez de mejorar, el deterioro a todos los niveles va aumentando. Al tratarse de una enfermedad cuya característica principal es la pérdida de control, la fuerza de voluntad no es suficiente, el afectado puede estar intentando dejar o disminuir el consumo sin lograr que su objetivo llegue a tener éxito, y la familia puede achacarlo a su propio fracaso, no al proceso de enfermedad, con lo que el malestar de ambas partes está asegurado. Por otra parte, el control sobre la persona que tiene el problema no solo no garantiza que ésta deje de llevar a cabo la conducta, sino que además interfiere negativamente en las relaciones interpersonales, generando distancia y ansiedad mutua que facilita que la enfermedad progrese. La familia también se ve en la obligación de hacerse cargo de las consecuencias negativas que el consumo va generando y de las responsabilidades que el afectado va dejando de cumplir, aumentando su sobrecarga e impidiendo además, que la persona que tiene el problema sea consciente de ello.

En función a las características de la familia como nivel de compromiso, tipo de comunicación, afectividad… la capacidad para reaccionar será de una manera u otra, siendo muy frecuente, debido a la dificultad para entender que los cambios y problemas que van surgiendo se deben al desarrollo de una enfermedad, que la conducta adictiva comprometa gravemente la estabilidad familiar. El desconcierto, la confusión, la tensión, el estrés, la alteración de las normas, la desconfianza, la frustración, los reproches, la culpa, el aislamiento, la incomunicación… se va instalando entre la persona con problemas y la familia, pasando a ser esta situación de distanciamiento físico y emocional, el caldo de cultivo perfecto para que la enfermedad siga avanzando.

El estado de tensión constante en el que vive la familia, por lo impredecible de la conducta de la persona que tiene el problema, por la resistencia de ésta a dejar de consumir, también tiene sus consecuencias negativas sobre la familia.

La familia puede presentar agotamiento por la constante angustia. Problemas emocionales como ansiedad, temor, desdicha. Sentimiento de culpa, porque se pregunta si el problema ha surgido porque no ha actuado bien, si se debe a su incapacidad para cuidar de la persona, se pregunta si es que ha defraudado al otro. Sentimientos de ambivalencia de tipo amor / odio. Sensación de privación emocional y pérdida afectiva. E incluso síntomas depresivos reactivos a las consecuencias del consumo.

Con este escenario, la familia se adapta o reacciona. La familia que se adapta a convivir con el problema, se organiza, o más bien se “desorganiza”, teniendo como centro el alcohol, las drogas o las conductas potencialmente adictivas. Lo que supone la cronificación del problema. La familia que reacciona, intenta buscar una solución para el paciente y para sí misma, aunque a veces no resulte fácil por la incapacidad del propio afectado para ver la realidad. Lo que supone el inicio de la resolución del problema.

Hasta aquí hemos contando, el difícil trayecto vital de la familia desde que empieza a percibir pequeños cambios, hasta que identifica el problema y se ve afectada. El cómo logra la familia que la persona con problemas acepte que necesita ayuda lo veremos en el siguiente artículo dedicado a la familia, “La Familia como principal factor de motivación al tratamiento”

Asunción Lago Cabana

PorInstituto Bitácora

JUEGOS DE ROL ONLINE Y SU POTENCIAL ADICTIVO

¿Qué son los juegos de rol online?

Quizás cuando hablamos de juegos de rol online, muchas personas no tienen muy claro a qué nos estamos refiriendo. Parece que ese tipo de juegos solo atraen al joven “friki” que pasa horas y horas delante de la pantalla de su ordenador. Pero, si en nuestro entorno tenemos niños o adolescentes, es muy probable que nos suene de algo el nombre de Fortnite. Ese juego que tan de moda está entre los más jóvenes y pequeños, lejos de ser un inocente juego que mantiene entretenidos a los chicos al igual que lo hacían en su época Sonic o Super Mario, se trata de un videojuego de rol online, con unas características especialmente diseñadas para atrapar a sus usuarios en horas y horas de juego ininterrumpidas.

¿De dónde viene su potencial adictivo?

Si analizamos detenidamente sus características, veremos que son muy peculiares respecto a otros juegos de arcade o aventura gráficas, puesto que ofrecen un abanico de posibilidades de juego muy amplias.
Se trataría de una comunidad virtual con un número ilimitado de usuarios, en la que el jugador crea su propio personaje o avatar y puede interactuar con otros participantes, explorar el mundo virtual del juego, realizar acciones y adquirir habilidades y objetos para su avatar. El personaje puede ir subiendo de nivel y consiguiendo recompensas que hacen que la interacción del usuario con el juego sea constantemente novedosa. Otra característica de este tipo de juegos es su continuidad, el juego sigue su curso aunque el usuario no esté conectado.

Aparte de todo esto, existen varios elementos o características que motivan al usuario a jugar constantemente:

Sistemas de reforzamiento intermitentes:

Es un ingrediente esencial de la adicción, y que precisamente se ofrece en este tipo de juegos. El premio o la recompensa se retrasa, el usuario no tiene certeza de cuándo podrá conseguirlo. Esto hará que el jugador siempre quiera seguir jugando, con la idea de que dicho premio está al caer.

Magnitud de los reforzadores:

Dentro del mundo virtual del juego, las recompensas que se van consiguiendo conforme este avanza son de creciente magnitud, van otorgando cada vez más poder al personaje y con ello, más prestigio al jugador. Así, cuanto más tiempo se dedique al juego, mayores serán las recompensas obtenidas.

Variedad de los reforzadores:

Además de la proporción creciente de reforzadores que el usuario va consiguiendo durante el juego, estos premios tienen otra cualidad que es la variedad. Un abanico amplio de recompensas diferentes hace que el jugador, de una manera u otra, siempre encuentre novedosos y gratificantes los logros que puede ir consiguiendo en el juego.

Continuidad:

Como señalamos anteriormente, este tipo de juegos se mantiene activo 24h los 7 días de la semana. Esto se suma al hecho de que muchas de las estrategias del juego se llevan a cabo mediante alianzas y clanes de varios jugadores. La combinación de estos dos factores aumenta la necesidad del usuario de seguir jugando.

Estímulos visuales y auditivos:

Diferentes sonidos, así como iluminación y colores asociados a momentos puntuales del juego como obtención o pérdidas de recompensas, aumentan el efecto adictivo del juego.

Además de sus características propias, el mero hecho de jugar y las interacciones que se dan durante el juego, pueden tener un efecto reforzante para la autoestima y el área social del jugador.

En este tipo de juegos se crean comunidades virtuales dentro de las que se juega en equipo para conseguir ciertos logros u objetivos. Esto crea un sentimiento de pertenencia a un grupo, de utilidad y una nueva alternativa de comunicación que pueden ser perjudiciales para algunas personas. Por ejemplo, un jugador que tenga dificultades para relacionarse con otras personas puede ver incrementado su problema, pues la adicción a los videojuegos suele conllevar un importante aislamiento del jugador respecto a su entorno. A su vez, este aislamiento suele llevar consigo un deterioro en las habilidades de relación.

Las personas con baja autoestima o pocas habilidades sociales son especialmente vulnerables a este tipo de problemas por el hecho de que en el juego pueden satisfacer las necesidades de relación que en la vida real no son capaces de solventar. Personas que en la vida real no tienen éxito en las relaciones con otras personas, dentro del mundo virtual pueden ser muy valoradas y admiradas. En casos muy extremos, el jugador puede llegar a identificarse con su personaje del mundo virtual más que consigo mismo y su vida real.

Y todo esto, ¿Cómo se traduce en datos?

Este tipo de juegos están en el punto de mira de la mayoría de los estudios sobre adicción a los videojuegos y nuevas tecnologías. No obstante, la popularidad de estos es muy reciente, por lo que aún no existen cifras acerca del número de jugadores que presentan adicción.
Sin duda, Fortniteha supuesto un antes y un después en el consumo de estos videojuegos. Los últimos datos sobre el número de usuarios señalaban 250 millones de jugadores en todo el mundo. Con estas cifras, y teniendo en cuenta que muchos de los usuarios son niños y adolescentes (población mucho más vulnerable), es posible que las futuras estadísticas acerca de los casos de jugadores adictos arrojen datos alarmantes.

Ana Ponce Rodríguez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies