Archivos mensual diciembre 2016

PorInstituto Bitácora

Exceso de confianza

Cuando se deja de beber o de consumir drogas, se experimenta una significativa mejoría. Nos sentimos mejor tanto física como emocionalmente. Tenemos mejor ánimo y energía para afrontar nuestras responsabilidades. Las relaciones con las personas queridas se van normalizando. Todo empieza a cambiar para positivo.

Esta mejoría se debe a que las consecuencias negativas que se dan a todos los niveles vitales, y que son derivadas directamente del consumo, van desapareciendo con la abstinencia, o en el peor de los casos no van a más.

Pero la falta de energía, el no cumplir con nuestras obligaciones, el deterioro de las relaciones familiares… no son la enfermedad, son como hemos dicho, consecuencias, de manera, que aunque recuperemos el ánimo, nos sintamos con fuerza y ganas para afrontar los retos del día a día, aunque volvamos a contar con la confianza y el apoyo de nuestros familiares, la enfermedad sigue ahí, y siempre va a seguir ahí.

La recuperación es todo un proceso, que va mucho más allá, que lleva su tiempo, y en el que hay que lograr la aceptación de la enfermedad y un cambio profundo. En dicho proceso, se necesita ayuda para evitar y/o hacer frente a los recesos o recaídas que se pueden producir. La principal situación de riesgo, y que se produce como hemos indicado cuando nos empezamos a sentir bien como consecuencia de la abstinencia, es el exceso de confianza.

Nos sentimos tan bien, que dejamos de pensar que tenemos un problema con el alcohol y/o las drogas, que lo podemos controlar  y dejamos de protegernos. Nos convertimos entonces en altamente vulnerables ante el consumo, y además no somos conscientes de ello.

Os dejamos el testimonio de un paciente, que tiene mucho que ver con lo que hemos expuesto, y que creemos servirá de ayuda para entenderlo mejor.

 

Hola, soy Javier, soy alcohólico. Estoy en terapia de grupo con Choni junto a otros compañeros de grupo. Yo nunca había escrito en un blog, pero me atrevo a entrar para contaros mi experiencia.

Yo dije hace unas semanas ante mis compañeros que no bebería más, porque no me salía de los… ya sabéis. Me acusaron de prepotente.

Y era verdad. La semana pasada en una comida de empresa, a la hora de los postres y las copas, de pronto me entraron unas ganas insoportables de beberme un cubata, o dos,  o cuatro, en ese momento me acordé de Choni, del Dr. Reina, de mis hijos, de mi madre a los que he prometido siempre que no bebería más.

Siguiendo los consejos de autoprotección de mi terapeuta, a la compañera de trabajo que estaba a mi lado y conoce mi enfermedad le pedí que no me dejara solo hasta que llegara al coche, y así lo hice, me fui directo a casa y llamé a mi madre para contarle lo que me había pasado y al escuchar su voz y sus consejos se me quitó la tentación de inmediato.

Por eso os escribo, ni yo, ni nadie es Superman, somos humanos, yo comprobé por mi mismo que si se puede, como dice el coletas.

Os ruego que os auto protejáis y paséis unas fiestas, felices y en abstinencia.

Felices y abstenidas fiestas a todos.

 

Javier.”

 

Asunción Lago Cabana

 

 

PorInstituto Bitácora

USO DE LA PALABRA ADICCIÓN

Andaba yo marujeando el pasado jueves en la cocina de mi casa acompañada de la radio cuando de repente me llamó la atención algo que había escuchado. Lo primero que pensé es que lo había escuchado mal, que no podía ser, pero sí, si podía ser, porque dicha expresión, que tanto llamó mi atención, se repitió una y otra vez…  En el programa que escuchaba, el presentador y dos psicólogas, interaccionaban con los oyentes y utilizaban la expresión “adicción a los padres” para referirse a los niños y adolescentes que manifestaban diferentes tipos de miedos como consecuencia del estilo educativo sobreprotector de los padres. Leer más

PorInstituto Bitácora

Trastorno Bipolar desde el otro lado de la mesa

Hoy me gustaría intentar mostrar lo que yo siento cuando intento entender a una persona que le han diagnosticado de TB (trastorno bipolar), o bien otro compañero psiquiatra o yo misma, en vez de enseñaros lo que teóricamente una puede saber de la enfermedad ya que hace algunas entradas dediqué dos post a describir en qué consistía el Trastorno Bipolar (TB) su diagnóstico, tratamiento… la verdad, todo muy médico.

Creo que aunque a los clínicos nos ayuden las clasificaciones de los “trastornos mentales y del comportamiento” a los seres humanos que tenemos delante no le gustan esas nomenclaturas de “enfermedad o trastorno”.

¿Cómo se sentirá una persona en un episodio maniaco? ¿Cómo sentirá una persona que experimenta muy intensamente todas las sensaciones, que naturalmente su mente solo selecciona las percepciones agradables, que todo es maravilloso, que todo es genialidad,  que se siente locuaz y divertido, que sus palabras fluyen solas y que no deja de enlazar pensamiento  y nuevas ocurrencias e ideas?

Y… ¿Cómo se sentirá en un episodio depresivo? ¿Cómo se sentirá una persona que no tiene energía si para lo más básico, que se siente plana y bloqueada, que los pocos pensamientos que aparecen son negativos, que se siente solo y aislado? Y… ¿cómo se sentirá cuando ha vivido ambos estados y los compara? Y… no es fácil el equilibrio.

He escuchado a muchas personas definirlo como una montaña rusa, a mí las montañas rusas me gustan pero a veces da muchas vueltas y me acaba mareando, mi atracción preferida de los parques temáticos es la caída libre.

¿Podríamos equiparar estas emociones?

Cuando yo me he montado lo más apasionante ha sido estar en lo más alto con el viento en la cara, más cerca del cielo y por encima de todo, al mismo tiempo que sobrecogedor por estar esperando a que cayera y no saber de qué forma iba a bajar en esta ocasión, si bruscamente, si subiendo y bajando, si hasta la mitad de la torre para después volver a subir y ya caer empicado.

Y… ¿qué pasa cuando estas abajo? Vienes de un viaje y una experiencia indescriptible, que aunque  se la expliques al que se ha quedado abajo mirando cómo tú te subías tienes la sensación de que tiene que montarse para vivir lo mismo que tu. Y… ¿Cómo sobre llevar el estar abajo sabiendo lo divertido que estar arriba? Y al bajar no te quedas en el suelo si no sigues descendiendo hasta el subsuelo ¿habrá alguna atracción de caída libre con un espacio subterráneo? ¿Cómo será? ¿Todo se verá negro y no habrá luz?

 

Dra Mª Carmen López Alanis.

PorInstituto Bitácora

NOTICIAS ALCOHOL Y PUBLICIDAD

Hemos tenido un mes de noviembre repleto de noticias relacionadas con el alcohol. El día quince, se celebraba el Día Mundial Sin Consumo De Alcohol, y en este mismo espacio todo el equipo de Instituto Bitácora, junto a pacientes y familiares, se sumaba con la intención de intentar acercar a todos, esta problemática que no deja de crecer.

Pero también hemos tenido otras noticias a lo largo de todo noviembre en relación al alcohol y menores. El mes se iniciaba con la triste noticia del fallecimiento de una niña de doce años tras sufrir un coma etílico cuando participaba de un botellón durante la celebración de la noche de Halloween. Y a esta noticia le han seguido otras sobre la hospitalización de otras niñas de edades similares (12, 13) quedando a la luz una realidad que no es nueva, y que toda la sociedad en general conoce, y que es, que nuestros chavales empiezan a beber alrededor de los trece años y que además es un tipo de consumo muy perjudicial, ya que se ingieren grandes cantidades de alcohol en muy poco tiempo.

Finalmente, el treinta de noviembre, la noticia estaba en sanidad, desde donde se  anunciaba un proyecto de ley de prevención del consumo de alcohol para menores…

Y ahora, en estos primeros días de diciembre, estoy aquí, que solo veo la tele un ratito, el día que la veo, inflándome no solo de anuncios de colonias y bombones, sino de anuncios de alcohol y de juego online, y me acabo de dar algunos argumentos mas a la reflexión que como madre de adolescente y como psicóloga que trabaja con problemas de adicciones, he estado haciendo como consecuencia de este pasado mes cargadito de noticias de alcohol y menores…

A lo largo de todo el año, y especialmente en estas fechas, nos van colando y calando a través de la publicidad potentes mensajes. Asociación alcohol y éxito, alcohol y sexo, alcohol y amigos, alcohol y deporte, porque son muchos los eventos deportivos que patrocinan marcas de bebidas alcohólicas y muchos deportistas de éxito que aparecen en diferentes anuncios…. Acabo de ver un anuncio de una popular marca de cava protagonizado por el equipo de gimnasia rítmica y sus medallas conseguidas en los juegos olímpicos de Río… pero recuerdo bien el anuncio de una conocida cerveza repleta de famosos… o deportistas como Nadal, Cristiano Ronaldo o Neymar anunciando juego online…

¿Y nos seguimos preguntando qué le pasa a nuestros jóvenes?

 

 Es evidente que la publicidad tiene como objetivo el aumento del consumo de un producto o un servicio. Y por tanto que nos presenten el alcohol o el juego online como algo atractivo y sin ningún tipo de riesgo tiene sus consecuencias. He mencionado el juego online, porque es un ejemplo claro de todo esto. Desde su regulación en dos mil doce, su legalización y la publicidad, los problemas de ludopatía online han aumentado muy significativamente y cada vez hay más jóvenes que presentan dicho problema.

Los responsables, tanto de la publicidad relacionada con el consumo de alcohol y con el juego online,  aseguran que la publicidad que hacen esta enfocada en mantener y aumentar el consumo entre las personas adultas. Y que además existen restricciones en los horarios de emisión que cumplen escrupulosamente.

Unas restricciones que desde mi punto de vista no sirven para mucho. Según la Ley General de la Comunicación Audiovisual, la emisión en televisión de publicidad de bebidas alcohólicas de mas de 20 grados esta prohibida, y en el caso del resto solo se pueden emitir de veinte y treinta a seis, salvo “que esta publicidad forme parte indivisible de la adquisición de derechos y de la producción de la señal a difundir”  como es el caso de los partidos de fútbol.

La publicidad del juego presencial esta prohibida en España, pero no la online, que también tiene una regulación en cuanto a los horarios.

¿Cómo hacer una buena prevención?

 

Con esto y muchos más matices, de los que hoy no nos da tiempo a hablar, está claro que hay mucho que trabajar, para que el proyecto de ley para la prevención del consumo de alcohol en menores tenga buenos resultados, y que se necesita la implicación de todos los agentes sociales… deberíamos de plantearnos qué modelo estamos transmitiendo a nuestros menores, hoy la reflexión ha sido desde la publicidad, pero también es momento de plantearnos, ahora que casi todos tenemos reuniones con compañeros, amigos y familiares, qué modelo de relación y diversión estamos transmitiendo a nuestros hijos.

 

Asunción Lago Cabana

Instituto Bitácora

PorInstituto Bitácora

Adicción: el proceso del desarrollo de la enfermedad

La primera vez que vi este corto de animación, fue hace unos años, cuando un paciente  que había estado en tratamiento con nuestro equipo de Instituto Bitácora por dependencia a un fármaco, me lo mandó porque le había parecido muy ilustrativo.

Hace unas semanas volvió a llegar a mí a través de una conocida red social. Tras visualizarlo de nuevo, como la primera vez que lo hice, pensé que explica muy bien el proceso de desarrollo de una adicción y decidí entonces utilizarlo con algunos pacientes y familiares, como apoyo en el trabajo de algo que muchas veces resulta complicado, que es entender y aceptar que una adicción es un proceso en el que se pasa de un uso voluntario y satisfactorio a la pérdida de la libertad.

No es fácil entender y aceptar que esto que muchos hacen sin perder el control, que esto que antes hacía sin que supusiera un problema, que esto que ahora hago aunque soy consciente de las consecuencias negativas para mí y para los demás, que esto que no soy capaz de no hacer ante determinadas circunstancias, es una enfermedad.

Sin embargo, con este cortometraje, “Nuggets” que está dirigido por Andreas Hykade y Angela Steffen, poco hay que añadir o explicar, es tan simple y directo que lo cuenta todo.

 

En él se vé a un pájaro que no vuela, un Kiwi, experimentar la maravillosa sensación de volar tras comerse una semilla que se ha encontrado en su camino. En solo unos minutos el pájaro pasa de la euforia inicial, un vuelo alto y brillante, a la desesperación, una oscura caída tras caída.

 

www.youtube.com/watch?v=kQ-mRWrx6BI

 proceso-de-una-adiccion

Asunción Lago Cabana

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?